Artritis

La artritis es una consecuencia de una avería en el cartílago o la inflamación. El cartílago protege las articulaciones y permite el movimiento suave mediante la absorción de choque cuando se ejerce presión en una articulación. Sin la cantidad usual de cartílago, los huesos se rozan y esto causa dolor, hinchazón (inflamación) y rigidez.

La artritis es una afección asociada con la hinchazón y la inflamación de las articulaciones que a menudo resulta en dolor y restricción del movimiento. Las formas más comunes de la artritis son la osteoartritis, que es un deterioro del cartílago en las articulaciones, y la artritis reumatoide que es una inflamación del revestimiento del tejido de las articulaciones y en casos graves la inflamación de los tejidos del cuerpo. En las articulaciones la inflamación sostenida conduce a la hipertrofia de la membrana sinovial y la formación de un “pannus” que se extiende sobre la articulación causando la destrucción erosiva del cartílago y hueso. La artritis reumatoide ocurre cuando el sistema inmunológico del cuerpo comienza a atacarse a él mismo.

Artritis

Artritis

Tipos de Artritis

Las formas más comunes de artritis son la osteoartritis y la artritis reumatoide. Sin embargo, hay numerosas formas de artritis, incluyendo:

La artritis reumatoide

La artritis reumatoide juvenil

Osteoartritis

El lupus eritematoso sistémico (LES)

Gota

Fibromialgia (FM)

Esclerodermia

La artritis psoriásica

Espondilitis anquilosante

Síndrome de Reiter

Enfermedad de Still

Artritis viral

Enfermedad de Lyme terciaria

Artritis tuberculosa

La artritis reumatoide

La artritis reumatoide

Síntomas

Una persona que sufre de artritis puede experimentar alguno de los siguientes:

Dolor en las articulaciones

Inflamación articular

Rigidez, especialmente por la mañana

Calor alrededor de una articulación

Enrojecimiento de la piel alrededor de una articulación

Disminución de la capacidad para mover la articulación

Diagnostico

Un médico primero tomará nota de sus síntomas y luego se verá en su historial médico en detalle para ver si la artritis u otro problema musculoesquelético es la probable causa de esos síntomas.

Su médico le realizará un examen físico completo para ver si hay alguna acumulación de líquido alrededor de la articulación. La articulación puede estar sensible cuando se presionan suavemente, y también puede ser caliente y roja, también puede resultar doloroso o difícil rotar la articulación en algunas direcciones (.

Después de este examen físico inicial, su médico puede pedirle que realizara una serie de pruebas diferentes, dependiendo de lo que sospechan que la causa de sus síntomas. A menudo, usted tendrá que tener un análisis de sangre y radiografías de la articulación. Usted también puede necesitar tener una prueba en la que se extrae líquido de la articulación de la articulación con una aguja, el líquido y luego se examina bajo un microscopio para verificar si hay infección y otras causas de artritis, tales como cristales, que causan la gota.

Si la artritis se diagnostica y se trata a tiempo, puede prevenir el daño articular. Averigüe si usted tiene antecedentes familiares de artritis y comparta esta información con su médico, incluso si usted no tiene síntomas en las articulaciones. En algunas formas autoinmunes de artritis, las articulaciones pueden deformarse si la enfermedad no se trata. Tenga cuidado de no sobrecargue la articulación dañada o irritada. Del mismo modo, evite excesivos movimientos repetitivos. El exceso de peso aumenta el riesgo de desarrollar osteoartritis en las rodillas y posiblemente en las caderas y las manos.

Tratamientos

El tratamiento de la artritis depende de la causa particular de la enfermedad, en las articulaciones que están afectadas, de la gravedad del trastorno y en el efecto que tiene en sus actividades diarias. Su edad y la ocupación también se tendrán en cuenta cuando el médico trabaja con usted para crear un plan de tratamiento.

Si es posible, el tratamiento se centrará en la eliminación de la causa subyacente de la artritis. Sin embargo, a veces la causa no es curable, como la osteoartritis y la artritis reumatoide. En este caso, el objetivo del tratamiento será para reducir el dolor y el malestar y evitar una discapacidad posterior. Los síntomas de la osteoartritis y otros tipos a largo plazo de la artritis a menudo pueden ser mejorados sin medicamentos. Hacer cambios en el estilo de vida sin medicamentos es preferible para la osteoartritis y otras formas de inflamación articular.

La cirugía para reemplazar o reparar las articulaciones dañadas puede ser necesaria en casos graves y debilitantes. Las opciones quirúrgicas incluyen:
Artroplastia
Artroscopia
Restauración del Cartílago
Osteotomía
Artrodesis

Los ejercicios acuáticos, como la natación, son especialmente útiles. También es necesario equilibrar el descanso con la actividad. Técnicas no farmacológicas de alivio del dolor puede ayudar a controlar el dolor. Los tratamientos con calor y frío, protección de las articulaciones y el uso de dispositivos de auto-ayuda son recomendables. Una buena nutrición y control de peso son importantes.

La terapia física puede ser útil para mejorar la fuerza muscular y movimiento de articulaciones rígidas. Los terapeutas también tienen muchas técnicas para tratar la osteoartritis. Si la terapia no provoca una mejoría después de 3-6 semanas, entonces es probable que no funcione en absoluto.

Sintomas del Artitris

Sintomas del Artitris

Medicamentos usados en pacientes con Artritis

Paracetamol

Propoxifeno

Paracetamol

Acetaminofén

Tramadol

Ibuprofeno

Naproxeno

Flurbiprofeno

Diclofenac

Sulindac

Oxaprozina

Etodolac

Piroxicam

Indometacina

Ketoprofeno

Meloxicam

Nabumetona

Fenoprofeno

Tolmetin

Misoprostol

Lansoprazol

Esomeprazol

Celecoxib

Rofecoxib

Valdecoxib

Aspirina

Triamcinolona

Metilprednisolona

Betametasona

Cortisona

Prednisona

Leflunomida

Azatioprina

Sulfasalazina

Penicilamina

Ciclosporina

Auranofina

Metotrexato

Ciclofosfamida