Depresión

La depresión se diagnostica cuando cinco o más síntomas tales como sentimientos de tristeza, desesperanza, inutilidad, o pesimismo, están presentes por lo menos durante dos semanas.

La causa exacta de la depresión no se conoce. Muchos investigadores creen que es causada por desequilibrios químicos en el cerebro, lo que puede ser hereditaria o puede ser causada por eventos en la vida de una persona. Algunos tipos de depresión parecen darse en familias, pero la depresión también puede ocurrir en personas que no tienen antecedentes familiares de la enfermedad. Cambios de vida o acontecimientos estresantes pueden desencadenar la depresión en algunas personas. Por lo general, una combinación de factores está involucrada.

Depresión

Depresión

El síntoma más prominente de la depresión mayor es un estado de ánimo bajo severa y persistente, tristeza profunda, o una sensación de desesperación. El cambio de humor a veces puede aparecer como irritabilidad. O la persona que sufre depresión puede no ser capaz de sentir placer en las actividades que por lo general son agradables.

stop depresion ansiedad

La depresión es más que un estado pasajero de tristeza, un “mal día” o la tristeza temporal. Los cambios de humor que se producen en la depresión mayor se definen como una duración mínima de dos semanas, pero suelen seguir mucho más tiempo, meses o incluso años. Una variedad de síntomas generalmente acompañan el cambio de estado de ánimo y los síntomas pueden variar significativamente entre diferentes personas.

La depresión probablemente involucra cambios en las áreas del cerebro que controlan el humor. Los neurocientíficos siguen trabajando en los detalles, pero hay varios lugares donde los problemas pueden ocurrir. Las reacciones químicas dentro de las células nerviosas pueden ser alteradas. La comunicación entre las células nerviosas o circuitos nerviosos pueden hacer más difícil para una persona regular su estado de ánimo. Los cambios hormonales pueden jugar un papel. Un episodio de depresión puede ser provocada por un acontecimiento vital estresante, como la muerte de un ser querido.

Si una mujer tiene un episodio depresivo mayor durante los primeros dos o tres meses después de dar a luz a un bebé, se le llama depresión posparto. La depresión que se produce principalmente durante los meses de invierno se llama trastorno afectivo estacional, o TAD.

Los episodios de depresión pueden ocurrir a cualquier edad. La depresión se diagnostica en mujeres dos veces más que en los hombres. Las personas que tienen un familiar con depresión mayor tienen más probabilidades de desarrollar problemas de depresión o beber.

Áreas del cerebro que controlan el humor

Áreas del cerebro que controlan el humor

Síntomas

Una persona deprimida puede ganar o perder peso, comer más o menos de lo normal, tienen dificultad para concentrarse y problemas para dormir o dormir más de lo habitual. Él o ella pueden sentirse cansado y sin energía para trabajar o jugar. Pequeñas cargas u obstáculos pueden parecer imposibles de manejar.
Un síntoma particularmente doloroso de esta enfermedad es un sentimiento inquebrantable de inutilidad y culpa. La persona puede sentirse culpable por una experiencia de vida específico o puede sentir culpa en general que no se relaciona con nada en particular.

Si el dolor y la autocrítica llegan a ser lo suficientemente grande, se puede llevar a sentimientos de desesperanza, comportamiento auto-destructivo, o pensamientos de muerte y suicidio. La gran mayoría de las personas que sufren depresión grave no intentan o cometen suicidio, pero son más propensos a hacerlo que las personas que no están deprimidas.

Los pensamientos de las personas con depresión a menudo se colorean por su estado de ánimo oscuro. Por ejemplo, las ideas pesimistas pueden estar fuera de proporción con la realidad de la situación. A veces, el pensamiento deprimido se distorsiona lo suficiente como para ser llamado “psicótico”, es decir, la persona tiene dificultades para reconocer la realidad. A veces, las personas deprimida desarrollar delirios o alucinaciones.

Dificultad para dormir o sueño excesivo
Un cambio dramático en el apetito, a menudo con aumento o pérdida de peso
La fatiga y falta de energía
Los sentimientos de culpa inutilidad
Dificultad extrema para concentrarse
Agitación, inquietud e irritabilidad
Inactividad y retraimiento de las actividades usuales, una pérdida de interés o placer en actividades que antes disfrutaba
Sentimientos de desesperanza y desamparo
Pensamientos de muerte o suicidio

La depresión también puede aparecer como ira y desaliento en lugar de sentimientos de desesperanza e impotencia. Si la depresión es muy severa, puede estar acompañada de síntomas psicóticos, como alucinaciones y delirios. Estos suelen ser coherente con el estado de ánimo deprimido y pueden centrarse en temas de culpa, insuficiencia personal o enfermedad.

Diagnostico

La depresión se diagnostica si una persona dice haber tenido cinco o más síntomas depresivos durante al menos dos semanas. Trastornos médicos subyacentes que pueden causar síntomas de depresión, tales como el síndrome de fatiga crónica, la diabetes o la enfermedad de Parkinson, se deben de descartar antes de hacer el diagnóstico de la depresión.

Un médico de atención primaria o un profesional de salud mental pueden diagnosticar la depresión, haciendo preguntas acerca de la historia clínica y los síntomas. Por definición, la depresión se diagnostica cuando una persona tiene muchos de los síntomas mencionados anteriormente durante al menos dos semanas.

Muchas personas con depresión no buscan la evaluación o el tratamiento a causa de actitudes de la sociedad sobre la depresión. La persona puede sentir la depresión es su culpa o pueden preocuparse por lo que otros piensen. Además, la propia depresión puede distorsionar la capacidad de una persona para reconocer el problema.

No hay exámenes específicos para la depresión. Sin embargo, es importante ser evaluado por un médico de atención primaria para asegurarse de que los problemas no son causados por una condición médica o medicamentos.

Diagnostico de la depresión

Diagnostico de la depresión

Prevención

No hay manera de prevenir la depresión, pero su detección temprana puede disminuir los síntomas y ayudar a prevenir que la enfermedad vuelva a aparecer.

Tratamientos

La depresión se puede tratar en una variedad de maneras, particularmente con medicamentos y orientación. Algunos estudios han demostrado que la terapia con antidepresivos combinados con psicoterapia parece tener mejores resultados que la terapia sola y la mayoría de las personas parecen beneficiarse de una combinación de los dos.

Si bien los medicamentos antidepresivos pueden ser muy eficaces, algunos pueden no ser apropiadas para todos. Por ejemplo, en septiembre de 2004, la FDA comenzó a considerar la advertencia de que algunos antidepresivos pueden aumentar el riesgo de tendencias suicidas en niños.

Suplementos de litio y de tiroides puede ser necesaria para mejorar la eficacia de los antidepresivos. Para las personas con síntomas psicóticos, como delirios o alucinaciones, los medicamentos antipsicóticos también pueden ser necesarios.

Medicamentos para la Depresión

Amoxapina

Desipramina

Imipramina

Modafinilo

Metilfenidato

Trazodona

Triptamina

Maprotilina

Clomipramina

Amitriptilina

Fluoxetina

Bupropion

Escitalopram

Mirtazapina

Doxepina

Citalopram

Desvenlafaxina

Sertralina

Fluvoxamina

Venlafaxina

Armodafinilo

Paroxetina

Duloxetina

Vilazodona

Nortriptilina

Atomoxetina

Lamotrigina