Enfermedad Pélvica Inflamatoria (EPI)

La enfermedad inflamatoria pélvica es una infección del útero, las trompas de falopio o los ovarios. Por lo general afecta a las mujeres sexualmente activas en edad de procrear. Alrededor de uno de cada siete mujeres recibe tratamiento para la enfermedad inflamatoria pélvica en algún momento de su vida.

La enfermedad pélvica inflamatoria es la causa prevenible más común de infertilidad en los Estados Unidos. La infección puede causar que el tejido en el interior de las trompas de Falopio se llene de cicatrices, lo cual puede dañar las trompas de Falopio o bloquearlas por completo.

La enfermedad inflamatoria pélvica es una causa importante de hospitalización en mujeres jóvenes. Esto lleva a miles de cirugías debido a las complicaciones de la infección. Los investigadores creen que la mayoría de los casos se desarrollan las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Las dos enfermedades más susceptibles de conducir a la enfermedad pélvica inflamatoria son la gonorrea y la clamidia. Sin tratamiento, las mismas bacterias que causan estas enfermedades también pueden causar enfermedad inflamatoria pélvica.

La enfermedad inflamatoria pélvica generalmente se desarrolla en un proceso de dos etapas. En primer lugar, los organismos infectan el cuello uterino, luego, en aproximadamente el 10% de las mujeres, las bacterias migran hasta el útero, las trompas de Falopio o los ovarios. Con menos frecuencia, la enfermedad inflamatoria pélvica puede desarrollarse si las bacterias penetran en las partes altas del tracto reproductivo después del parto, después de insertar un dispositivo intrauterino (DIU) o después de un aborto inducido. Todos estos procedimientos conllevan un cierto riesgo de infección, especialmente si la paciente también tiene una ETS.

http://bf7a2c80ka1fr2cpyh2cqklqs0.hop.clickbank.net/?tid=EDRUGS

La enfermedad inflamatoria pélvica es más común en las mujeres menores de 25 años que tiene más de una pareja sexual. Las mujeres que han tenido una ETS tienen un riesgo mayor de contraer la enfermedad inflamatoria pélvica, al igual que los que ya han tenido una infección pélvica anterior. Cualquier mujer cuya pareja sexual tenga más de una pareja sexual es también un riesgo mayor de infección pélvica.

Enfermedad Pélvica Inflamatoria (EPI)

Enfermedad Pélvica Inflamatoria (EPI)

Síntomas

Los síntomas pueden ser graves, leves o inexistentes. Los síntomas más comunes incluyen:

Dolor en la pelvis y la parte baja del abdomen
Flujo vaginal con olor desagradable
Fiebre y escalofríos
Las náuseas y los vómitos
Dolor durante las relaciones sexuales

Enfermedad Pélvica Inflamatoria (EPI) Síntomas

Enfermedad Pélvica Inflamatoria (EPI) Síntomas

Diagnóstico

Su médico le preguntará acerca de su historial médico, incluyendo los hábitos sexuales de ambos usted y su pareja. Su médico también le preguntará acerca de sus síntomas y métodos de control de natalidad. Un examen pélvico revelará si sus órganos reproductivos son sensibles o hinchados. Esto ayuda a identificar el lugar específico de la infección.

El diagnóstico de la enfermedad inflamatoria pélvica no siempre es fácil debido a que el sitio de la infección no se puede examinar fácilmente, además, a veces los síntomas similares a los síntomas de otras enfermedades como la apendicitis.

Durante el examen pélvico, el médico puede tomar una muestra del interior de su cuello uterino con una solución estéril. Un laboratorio pondrá a prueba la muestra para la gonorrea y la clamidia. El médico puede ordenar un examen de sangre para ver si su recuento de glóbulos blancos es elevado, lo que puede indicar que la enfermedad inflamatoria pélvica es más grave.

Prevención

Aparte de evitar las relaciones sexuales, no hay ninguna forma garantizada de prevenir la enfermedad inflamatoria pélvica. Sin embargo, las mujeres que están en relaciones sexuales estables con una sola pareja tienen un riesgo muy bajo si ninguna persona fue infectada con una ETS de una pareja anterior. Los condones ofrecen protección contra las ETS. Aunque los anticonceptivos orales pueden prevenir el embarazo, las mujeres con pareja sexual también debe asegurarse de que sus parejas usen condones cada vez que tienen relaciones sexuales vaginales.

Tratamiento

El tratamiento primario para la enfermedad inflamatoria pélvica son los antibióticos, aunque en la mayoría de los casos, los antibióticos solos pueden curar la infección. Dado que la enfermedad inflamatoria de la pelvis a menudo es causada por más de un tipo de organismo, dos o más antibióticos pueden ser necesarios. Los antibióticos pueden administrarse por vía oral o por vía intravenosa. Si usa antibióticos por vía oral, es importante terminar todo el medicamento, incluso si los síntomas desaparecen. En la mayoría de casos, los antibióticos se deben tomar durante 10 a 14 días.

Algunas mujeres con una infección grave deben ser hospitalizados para recibir antibióticos por vía intravenosos. Si la fiebre y el dolor no mejora después de varios días, es posible que necesite un ultrasonido pélvico o una tomografía computarizada para ver si se ha formado un absceso. Si usted tiene un absceso, es probable que necesite cirugía, además de antibióticos para curar la infección.

Como con cualquier infección significativa, reposo en cama o actividad reducida es importante para promover la recuperación. El dolor y el malestar se puede aliviar con analgésicos, baños calientes y compresas calientes aplicadas a la baja de la espalda y el abdomen.

Medicamentos para la EPI

Ceftriaxona

Doxiciclina

Clindamicina

Azitromicina

Metronidazol

Piperacilina

Ofloxacino

Sulfametoxazol

Ticarcilina

Tetraciclina

Levofloxacino

Gentamicina

Cefuroxima

Ceftazidima

Aztreonam

Cefotaxima