Gonorrea

La gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) causada por una bacteria llamada Neisseria gonorrhoeae. Estas bacterias pueden transmitirse de una persona a otra durante las relaciones sexuales que conducen a infecciones de la uretra, el cuello uterino, la vagina y el ano. Sin tratamiento, estas infecciones por gonorrea puede propagarse a mayores porciones del tracto reproductivo, causando la prostatitis y epididimitis en los hombres, y la enfermedad inflamatoria pélvica en las mujeres.

La gonorrea también puede causar proctitis gonocócica. En las personas que practican sexo oral, puede infectar la garganta, causando faringitis gonocócica.

Con menos frecuencia, la gonorrea puede propagarse a otras partes del cuerpo a través del torrente sanguíneo, causando fiebre y la artritis. En las mujeres embarazadas con gonorrea sin tratamiento, las bacterias pueden propagarse a los ojos de sus bebés durante el parto, causando la oftalmía gonocócica, una infección severa en los ojos de los recién nacidos.

Gonorrea

Gonorrea

Síntomas

Muchas personas que están infectadas con gonorrea no tienen síntomas. Las mujeres tienen más probabilidades de no tener síntomas que los hombres. Cuando la enfermedad produce síntomas, que generalmente se desarrollan dentro de 10 días después de la relación sexual con una persona infectada, los hombres pueden desarrollar una secreción de la uretra, enrojecimiento alrededor de la uretra, orina frecuente y dolor o un malestar al orinar.

Las mujeres pueden tener dolor o molestia al orinar, necesidad frecuente de orinar, flujo vaginal y las molestias en la zona anal o rectal. En algunas mujeres, la bacteria se diseminó hasta el útero y las trompas de Falopio, causando dolor durante el coito, dolor abdominal, sangrado menstrual anormal y fiebre. En los casos de faringitis gonocócica, es posible que no se presenten síntomas o la persona puede tener un dolor de garganta.

Muchas personas con proctitis gonocócica no presenta ningún síntoma. Cuando los síntomas ocurren, por lo general incluyen dolor en el recto o picazón, secreción rectal que contiene sangre, moco, pus o una necesidad persistente de defecar.

Si la gonorrea se propaga a través del torrente sanguíneo, puede causar fiebre, dolor e inflamación en varias articulaciones.

En los recién nacidos infectados con oftalmía gonocócica, los síntomas aparecen uno a cuatro días después del nacimiento y puede afectar a uno o ambos ojos. Los síntomas incluyen enrojecimiento de los ojos, hinchazón de los párpados y una secreción ocular. Si no se trata, la oftalmía gonocócica puede causar ceguera.

Gonorrea Sintomas

Gonorrea Sintomas

Diagnóstico

Su médico puede sospechar gonorrea en base en sus síntomas, historial sexual y los resultados de los exámenes físicos y ginecológicos. Su médico puede confirmar el diagnóstico de infección gonocócica limpiando la zona afectada y el envío de la muestra a un laboratorio para su cultivo. La muestra también puede ser analizada para detectar material genético en las bacterias de la gonorrea.

En las personas con sospecha de infección que se ha extendido más allá del tracto genital, otros fluidos, tales como sangre o fluido de la articulación, se puede muestrear para el cultivo.

Prevención

Dado que la gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual que puede ser transmitido durante la actividad sexual, se puede prevenir la infección por:

Evitar la actividad sexual

Tener relaciones sexuales con una persona infectada

El uso constante de preservativos masculinos de látex durante la actividad sexual

Para prevenir la oftalmía gonocócica del recién nacido, todas las mujeres embarazadas en riesgo de gonorrea debe hacerse la prueba durante la primera visita prenatal y si es necesario, recibir tratamiento para la gonorrea. Las mujeres están en riesgo de infección durante el embarazo debe repetir el examen durante el tercer trimestre.

Como medida preventiva, los recién nacidos pueden ser tratadas rutinariamente en el nacimiento con gotas para los ojos anti-infecciosos o el ungüento oftálmico.

Tratamiento

Las bacterias que causan la gonorrea se han vuelto resistentes a muchos de los antibióticos que eran muy eficaces en el pasado. Actualmente, el tratamiento óptimo de una infección no complicada requiere dos antibióticos – Una inyección intramuscular de ceftriaxona y una dosis oral de azitromicina.

Medicamentos para la Gonorrea

Cefixima

Azitromicina

Ciprofloxacino

Levofloxacino

Norfloxacino

Piperacilina

Tetraciclina

Espectinomicina

Gatifloxacina

Ofloxacino

Cefuroxima

Cefotaxima

Cefalosporina

Enoxacina